Malvasía: La gran protagonista del arranque de la vendimia

Una nueva fase del ciclo vegetativo de la vid ha llegado a Bodegas Arráez: es el momento de recoger la uva y ponernos manos a la obra.

Ha llegado el momento. Una vez acabada la fase de maduración y con la uva en un punto de equilibrio entre azúcares, acidez y todos los compuestos que dan color, sabor y textura al vino, llega el momento de cosechar el duro trabajo de todo un año.

Una buena cosecha es primordial para la elaboración de unos buenos vinos y es por eso que tenemos que tener un especial cuidado tanto en el mantenimiento como en la recogida. Por eso, la vendimia es un proceso taaaaaan importante a la hora de elaborar vinos.

Para nosotros la vendimia es mucho más que una simple fase del proceso, es una gran evento, uno de los hitos más decisivos en la calidad del vino. Al contrario de lo que piensa mucha gente, la recogida de la uva no tiene una fecha específica. La climatología y el suelo donde se encuentra el viñedo son los que marcarán la madurez de la uva. Un claro ejemplo lo tenemos en el cambio de fecha que ha sufrido la vendimia tras las lluvias de estos días.

La uva, a medida que va madurando en la vid, experimenta cambios que le permiten acumular una serie de sustancia como ácidos, aromas primarios y compuestos fenólicos que son responsables del color, del gusto y de la estructura de los vinos. Parámetros como la disminución del ácido málico y de ácido tartárico y el estado de la maduración de la piel de la uva junto a la concentración de azúcar son fundamentales para decidir el instante ideal para la vendimia.

Este año la gran protagonista de nuestro arranque de vendimia ha sido la Malvasía. Esta es una variedad mediterránea que depende de la zona en la que se encuentre tienen unas características diferentes. La que este año recogemos surge de varias parcelas propiedad de la familia Arráez plantadas hace aproximadamente 50 años. Estás parcelas reflejan a la perfección las características autóctonas y con ello queremos hacer ver nuestra firme apuesta por las variedades tradicionales de la zona de Font de la Figuera.

La vendimia de Bodegas Arráez oscila entre mediados de agosto y octubre. Uno de los factores que altera el proceso es la climatología. Hace menos de una semana, el temporal nos dejo más de 200 litros en tan solo un día debido a las fuertes lluvias. Han caído, han corrido y por suerte no han afectado gravemente a nuestras viñas, pero el proceso se ha visto retrasado por ello.

Es nuestro equipo técnico el que hace un seguimiento del peso, la concentración de azúcar, la acidez y el color de la uva para saber cuando han alcanzado los valores adecuados. Ellos son los que tienen la última palabra siempre pensando en el tipo de vino que buscamos.

El camino hacia un buen vino empieza por tratar cuidadosamente la uva. Y darle mucho mimo. Una vez hecha la vendimia comienza la cuidadosa selección de la uva y su posterior tratamiento en bodega con los procesos de despalillado, estrujado, fermentación, maceración y prensado. Las mesas de selección están diseñadas para selección manual de la uva.

Toda nuestra maquinaria implicada en el proceso de producción está dispuesta para asegurarnos que a nuestros depósitos solo entre la mejor calidad de la uva y se trate con el mayor respeto. De este modo, tenemos la certeza que la uva nunca perderá ni su esencia ni sus características más puras.

Esta semana, tras la Malvasía y la Verdil, comenzamos a recoger otras variedades como Garnacha Tintorera, Tempranillo y Syrah. ¿Cuál será el resultado? Muy pronto lo descubriremos… Mientras tanto, ¡a seguir disfrutando del buen vino! Como por ejemplo nuestro Los Arráez Malvasía.