VISITA A BODEGA FLORS

Estas Navidades hemos visitado a nuestro colega Vicent Flors: propietario, gerente, director, “wine maker”, viticultor y comercial, entre otros cargos… de “Bodega Flors” (Les Useres). La bodega está situada en un paraje típicamente mediterráneo: viñedos, almendros olivos, algarrobos, y árboles de fruta de primavera y de verano. El camino de acceso es estrecho, y serpentea entre diferentes masías y otras construcciones pensadas para las labores del campo. Paredes de piedra seca delimitan los azagadores para el ganado, y también protegen los cultivos de la erosión, configurando perfectas terrazas para parcelas pequeñas. El lagar ocupa todo el edificio en su planta baja, y en la superior, la antigua vivienda del “masover” se ha adaptado a las catas y otras actividades de enoturismo.

Vicent Flor, ante todo, es un entusiasta y un apasionado del vino, nos recibe a la entrada de la bodega, mientras nos explica algunos de los procesos de elaboración que ha realizado esta última campaña. Como si fuera un actor, representa la entrada de la uva, el despalillado, la entrada en los depósitos de fermentación, nos conduce entre máquinas y utensilios de trabajo, pasamos por un pequeño laboratorio multifuncional, hasta que llegamos a la paz y al silencio de la sala de crianza. Cada espacio tiene su explicación, con Vicent siempre amena, comentamos los últimos movimientos del mercado de barricas, compras, ventas, ofertas, “leasing”, productores y las influencias de la madera en los vinos. También nos muestra una pequeña “gerra” exenta, arrinconada a un lado de la sala, que acaba de comprar, y con la que tiene alguna cuenta pendiente.

En la terraza empezamos a catar los famosos “Clotàs”, rodeados de un paisaje hibernal de viñedos y almendros desnudos, y a punto para podar. Porque acabamos de entrar en la “minva”, y es cuando Vicent nos cuenta los efectos de los ciclos lunares en la viticultura. A partir de este momento estamos en sus manos, y desde la atalaya de su masía, nos identifica las diferentes parcelas, nos presenta sus nombres, y nos da a probar cada vino. Macabeo y Tortosí para los blancos. Tempranillo, Garnatxa, Monastrell, Cabernet Sauvignon o Embolicaire, para los tintos. Viñas, suelo, clima y altitud, juegan a favor de los “Clotàs”. La cata se acompaña de productos de la zona: embutidos, “coques de forn”, frutos secos para limpiar los paladares y entrar con las nuevas referencias. Compartimos opiniones y preocupaciones sobre la situación actual del sector, recordamos viticultores que hemos conocido y con los que hemos colaborado.

Acabamos la visita entregándole una caja de nuestros vinos de autor. Desde “Bodegas Arràez” apostamos por crear sinergias, compartir experiencias, por eso nuestra bodega siempre está abierta a nuestros colegas viticultores y a toda la gente del sector. Viajar, visitar, hablar, aprender y, por supuesto, disfrutar con los buenos vinos. Forman parte de nosotros, es la filosofía de nuestra empresa.

Este sitio web utiliza cookies propias para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Puedes configurar o rechazar la utilización de cookies u obtener más información AQUÍ.